¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de VehiculosVerdes
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Martes - 27.Junio.2017
Estás en: Pruebas

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo

Quadventure. Ibiza en bicicleta eléctrica Trail

Andrés Moreno


Vamos a quitarnos lo más importante de en medio lo antes posible: Las bicicletas eléctricas que ofrecen Quadventure-Ibiza son simples de manejar, de cuadro fuerte, estables en las bajadas y de pedaleo fácil en subidas.

El motor Bafang es muy poderoso y desde el manillar se puede elegir el tipo de ayuda que se prefiere en tres niveles diferentes. No tiene un panel de control en el que dice a que velocidad vas o cuanta autonomía te queda, ni falta que hace.
El mecánico de Quadventure se conoce las bicicletas de desde las manetas de frenos hasta el último eslabón de la cadena, y Mayte y Hector os van a recibir con una sonrisa y mucha información sobre como llegar al último rincón de la isla.
Todo esto ya sería suficiente como para confiar en Quadventure-Ibiza y sus bicicletas eléctricas.

Ahora bien, Georg Meyer, profesor de Educación Física e Idiomas, y yo hemos queríamos confirmar que además, uno se puede mover por toda la isla visitando calas y no morir en el intento.

Primer día
Quadventure-Ibiza nos cedió dos bicicletas modelo Trail de la empresa BME, durante 3 días. Y sin pensarlo dos veces nos pusimos en camino a San Miguel, donde estábamos hospedados. En solo 45 minutos estábamos en San Miguel, y considerando que casi todo el camino es subida. Eso con una bicicleta normal, para alguien que no esté preparado, tomaría más de una hora y media … si llega.
Una pequeña salida el mismo día por la tarde a Santa Eulalia, y usando tanto carreteras secundarias como caminos, nos hizo salir de dudas sobre la viabilidad de usar estos vehículos como medio de transporte alternativo en la isla. En total 50 km el primer día y con las piernas como nuevas.

Segundo día
El siguiente día por la mañana fuimos de nuevo a Santa Eulalia, y lo dedicamos a probar los diferentes niveles de apoyo del motor.
En los llanos, el primer nivel te ayuda lo suficiente como para mantener unos 20 km/h de forma fácil y continuada, haciendo más ejercicio con las piernas pero sin llegar en ningún momento a la extenuación. En subidas la historia cambia, y el primer nivel se hace rápidamente poco conveniente y/o eficiente, por lo que usar el nivel dos es lo más aconsejable, pues el nivel tres no aporta mucha diferencia en las subidas, aunque si en los llanos, donde es verdad que se va más rápido y relajado. Eso si, a costa de gastar bastante más energía de la batería.
El olor a pino, el canto de los pájaros, las vistas sobrecogedoras y las paradas a apacibles charlas con personas que encontramos en el camino, no son actividades que se pueden realizar si se alquila un coche.


Reunión en un camino de San Lorenzo

Por la tarde, etapa dura. De San Miguel a San Mateo, de allí a Santa Inés, y luego hasta San Antonio, pero eso si, parando en Cala Gracio para refrescarnos y jugar un ratito a voleibol. Algunas cuestas son bastante empinadas. Recuerdo a un lugareño, a quien le pedimos indicaciones, reírse maliciosamente al saber que íbamos a ir a Santa Inés por la carretera. Yo le dije que llevábamos bicicletas eléctricas, él me dijo que buena suerte.


Iglesia de San Miguel. Menuda cuesta esperaba.

La subida continuada no la veíamos como una amenaza, sino como la oportunidad de ir más despacio para observar la belleza del paisaje, respirar el aire limpio del bosque y mantener una conversación sin perder el aliento. No, no me voy a cansar de comentar el sobrecogedor encanto de la isla.


Cristalina el agua de Cala Gració

Una rápida y fuerte bajada a Cala Gració fue el premio a tanto “sufrimiento” en la subida y una forma de comprobar la estabilidad de las bicicletas a alta velocidad.
Después fuimos a Café del Mar, como no, para despedir el sol hasta el día siguiente en compañía de otras más de más de mil personas provenientes de todos los lugares de la isla.



Después de escuchar un rato al Dj, tomamos camino a San Miguel. Por la noche. La carretera principal no es tan peligrosa como parece debido a su ancho arcén, pero hay ciertos puntos conflictivos en las entradas y salidas que tiene. La bicicleta se comportó de nuevo muy bien.
El juego de luces es suficiente para la velocidad que se alcanza, aunque en las bajadas de San Rafael hasta el cruce de Santa Eulalia, hay que tener cuidado, pues se baja muy rápido.

Tercer día
El puerto de San Miguel tiene una playa pequeña pero muy bonita. A solo cinco minutos se encuentran las cuevas de Can Marça en un acantilado desde donde recrear la vista y relajar el espíritu.


Vista desde al acantilado de Port de San Miguel

Por la tarde a la ciudad de Ibiza. Por el carril bici, el cual tiene varios puntos negros que merecen la atención de los ciclistas, sobre todo un lugar donde hay una casa que es imposible de rodear por lo que hay que salirse al asfalto. Es un problema para quienes van dirección a San Miguel, pero es peligrosísimo para quienes van dirección a Ibiza, porque teóricamente habría que cruzar la carretera durante unos 60 metros y luego volverla a cruzar para retomar el carril bici. Todo esto sin paso de peatones. Las instituciones competentes deberían de buscar una solución.

Resumen
  •     Ha sido una de las experiencias más agradables de mi vida.
  •     Las bicicletas probadas, de la marca BME son estables y fuertes.
  •     Su motor empuja con gran poder y los frenos de disco te paran en seco si lo necesitas.
  •     Son simples, como ya he dicho, y solo, como crítica constructiva, me gustaría que tuvieran algunos más niveles de apoyo para elegir.
  •     Vivir la isla a un ritmo más pausado es relajante, es un placer, me quedo casi sin palabras al describir la increíble experiencia de atravesar la isla usando caminos y carreteras secundarias, descubriendo lugares donde casi nadie va.
  •     Las instituciones deberían de tomar buena nota de este nuevo tipo de turismo activo que sería muy beneficioso para la isla.
  •     La construcción de una red de recarga de baterías sería una prioridad también, pues aunque normalmente los restaurantes te dejan enchufar la batería, es un momento que pocos tienen en mitad del verano si el restaurante está lleno.
    Al hilo del anterior punto, quizás una red de establecimiento bien coordinados y publicitados, harían la experiencia mucho más segura y amena.

Matrícula de honor a la experiencia y a la empresa Quadventure-Ibiza.

¿A que esperan para visitar la isla en bicicleta eléctrica?

Artículos relacionados
http://vehiculosverdes.com/ferias-y-eventos/una-aventura-en-la-isla-es-facil/gmx-niv59-con954.htm

27/06/2012
ir arriba

Comentarios

añadir comentario
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba
gasolineras biodiesel

Bicicletas Eléctricas
Grupos de GoogleSuscribirte a VehiculosVerdes
Correo electronico:
Consultar este grupo
Pro Pedelec España bicicletas electricas
Ofertas CO2 neutral

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar