¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de VehiculosVerdes
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Lunes - 09.Diciembre.2019
Estás en: Pruebas

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo

Flyer plegable. Azul viajero

Andrés Moreno


La Flyer plegable me sirvió para moverme por Granada en mi visita a Ecoway y a Segway Tours.
Después de sendas entrevistas me atreví con la cuesta más temida de Granada: La cuesta del Chapí.

Desde Baeza llegué en autobús a Granada. La bicicleta la llevaba plegada en el maletero y la batería la metí en mi mochila. Una vez en la estación de autobuses de Granada, me desplacé hasta Plaza Nueva en la Flyer disfrutando de las vistas que me ofrecía Granada. Circular por las calles de la ciudad era muy seguro. Los Granadinos son bastante respetuosos con los ciclistas.


Plaza Nueva

Después de las visitas me fui directamente a la Cuesta del Chapí. Antes de llegar a ella hay que pasar por La Carrera del Darro, desde Plaza Nueva, hasta llegar al Paseo de los Tristes. Pavimento irregular que acusaba la Flyer si se va muy rápido. La fuerza de empuje en llano de la Flyer es excelente, pero doblé una curva y allí estaba "LA CUESTA".


Alhambra desde el Paseo de los Tristes y Carrera del Darro

Pensé que no lo conseguiría. Puse el piñón grande y empecé a subir. La inclinación es del 10% como mínimo, seguro que llega al 12% en algunos tramos. El motor se dio cuenta, bueno, más bien se dio cuenta el controlador y enseguida sentí como el motor generaba la cantidad de fuerza suficiente como para „equilibrar“ mi pedaleo.

El truco para subir una cuesta es llevar un ritmo constante. Una buena pedelec como esta no te deja perder el momento y sin dejar de pedalear subí a una velocidad constante.
Varias personas me miraron con interés pues a las 4 de la tarde con 32° a la sombra nadie intenta una subida como esta. A mitad de la cuesta ya supe que la podría culminar, no obstante, hay que apretar a los pedales. Mi velocidad no era alta, pero mi preocupacón no era llegar rápido, sino llegar hasta el Mirador de San Nicolás sin tener que romper el récord del mundo. Solo llegar.

Una vez arriba, giro a la izquierda, calles empedradas aunque llanas, la flyer sufre un poco en este terreno, bueno, más bien yo, pues sin suspensión para absorber los golpes no quería romper algo del cuadro.

La vista desde el Mirador es sorprenderte. La Alhambra, El Generalife, en medio a lo lejos el Mulhacen aún nevado.



Un plátano, un trago de agua, unos minutos de relajación y música sonando en el banco de al lado.
Me acerqué a los músicos: Maribel, Cristian, Said. Una mezcla de flamenco, rap, tonadilla, reggae …

(Para contactar con ellos y contratar algún espectáculo escribid a wachipop@hotmail.com)
Para escuchar su música en: http://www.myspace.com/digitalbaicynsongs

Tomamos un café y hablamos de muchas cosas. Llegó Matte, una jóven rubia de ojos muy expresivos y me dejó una poesía:
“Me pierdo por las calles de Granada, encuentro arte y agua con tintineos de castañuelas a lunares.
Granada, tierra sagrada donde rompe la voz al alba tiñendo el aire que todo lo abarca.
Madre que abraza y mece, a otros enloquece de tanto amor que desprende.
Gran Hada de protectoras alas aparta de mi el exceso que me tiene preso.
Suelta la cadena que me condena y atrapa lo divino de mi camino, retrocederá ante mi puro corazón lo injusto y la rendición”
Un momento especial compartido antes de salir para Málaga, mi siguiente parada.

No, no fui allí en bicicleta, me metí de nuevo en un autobús de la misma guisa que anteriormente. A las 10 de la noche estaba en Málaga. Destino: El Rincón de la Victoria a unos 16 kilómetros. Casi todo en llano. Ya era de noche y encendí la luz.
Después de la plaza de toros tomé el paseo marítimo, después El Pedregalejo, El Palo, La Araña, La Cala del Moral y desde allí un camino bici hasta el Rincón de la Victoria. Casi una hora. No importa, mi hija me esperaba al llegar.

Dos días después volvía a tener que tomar un autobús desde Málaga hasta Baeza. Decidí tomar todos los carriles bici posibles pero me encontré con una sorpresa: durante algunos kilómetros este carril es un empedrado no muy bueno para la Flyer plegable como dije con anterioridad. Me pregunto porqué lo harán así, ya que cualquier bicicleta que no sea una de montaña con buenas suspensiones sufre mucho las sacudidas.
Fotos de La alcazaba, del ayuntamiento y de la graciosa traducción de un cartel que figura en la estación de autobuses fueron mi última acción en Málaga. Desde luego, ni el traductor, ni la persona que imprimió el cartel, ni quien dió la autorización para colocarlo en una estación de autobuses llena de turistas, hablan una papa de inglés. Un poco penoso que esto suceda en Málaga.


Más que un carril bici es un empedrado, bonito,
pero no para bicis


Alcazaba

Aunque no es legible, en la foto se puede leer en inglés: "Night Access Controlled frond 1.00 to 6.00 AM". deFromaFrondy tiro porque me toca.


La Flyer me llevó unos 60 kilómetros entre Granada y Málaga. Sin cansarse, sin dejar que yo me cansara. Lo he decidido, para viajar a otra ciudad me la volveré a llevar. Mejor que el autobús o el metro.

Más fotos de Granada en: http://www.slideshare.net/javiercoca/paseo-por-granada
27/07/2009
ir arriba

Comentarios

añadir comentario
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba
gasolineras biodiesel

Bicicletas Eléctricas
Grupos de GoogleSuscribirte a VehiculosVerdes
Correo electronico:
Consultar este grupo
Pro Pedelec España bicicletas electricas
Ofertas CO2 neutral

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar